myspace hits counter
Inicio | Destacados |Tecnología

Comunitats, un banco de tiempo para emprendedores

| | 2 comentarios

Hubo un tiempo en el que la utopía casi podía palparse con las yemas de los dedos. Un tiempo en el que se pensaba que el dinero no era tan importante, que podía construirse una sociedad modélica basada en el altruismo, la generosidad y el esfuerzo, en la cual cada uno aportaría lo mejor de sí mismo en beneficio de la comunidad.

bancodetiempo

Como todos sabemos, la historia se ha empeñado en demostrarnos lo contrario. Las utopías no pasan de ser juegos literarios y el mercado, del que tanto oímos hablar estos días, ha impuesto sus reglas. Algunas iniciativas sin embargo, escapan de la lógica de la globalización y siguen pensando que, como decía la escritora Susan George, “Otro mundo es posible”.

Un buen ejemplo de este tipo de iniciativas son los conocidos como “bancos de tiempo”. Frente a la tradicional lógica monetaria, un banco de tiempo se articula como un sistema de intercambio de servicios por tiempo. Un sistema en el que un favor se “paga” con otro favor, en un intento de fomentar las relaciones sociales e igualar los distintos estratos de nuestro espacio socioeconómico.

Comunitats, el servicio del que os hablamos hoy, es un buen ejemplo. Este banco de tiempo 2.0 ofrece a cualquier emprendedor la posibilidad de registrarse gratuitamente en su plataforma. A través de la misma, podrá ofrecer a la comunidad sus servicios, que le serán devueltos en forma de tiempo.

De esta forma, un especialista en técnicas comerciales, por ejemplo, podrá ofrecer su conocimiento a cambio de una sesión de marketing directo, o un profesor nativo de inglés podrá aprender gratuitamente a diseñar su página web.

Evidentemente para que el proyecto funcione es necesario contar con una gran base de usuarios, pero sus creadores, dos emprendedores de la talla de Álvaro Solache (Teamtowers.com, Infojobs.net, UOC) y Teresaa Cristóbal, están convencidos de que llegará a buen puerto.

Categorías: Destacados, Tecnología
Etiquetas: