myspace hits counter
Inicio | Consumo |Destacados |Especiales |Noticias

¿Cuándo debemos comprar un nuevo automóvil?

| | 1 comentario

Tener un vehículo propio cuesta mucho dinero. Además de su precio de compra, todos sabemos lo que implica sufragar su matenimiento. Y es que más allá de los impuestos, del alquiler de plaza de garaje o del precio de la gasolina, cuando un vehículo se va “haciendo mayor” , mantenerlo en condiciones óptimas puede resultarnos cada vez más caro. Tarde o temprano llega el momento en que tenemos que plantearnos la fatídica cuestión: ¿Seguimos reparándolo o compramos un coche nuevo?

La vida útil de un automóvil depende de muchos factores. Si nos preocupamos por un mantenimiento básico y nuestra forma de conducir no es especialmente agresiva, es probable que buena parte de los componentes de nuestro vehículo no necesiten ser reparados en muchos años.

Si estamos al día con el cambio del aceite, los filtros del aire y las pastillas de freno, si vigilamos periódicamente la transmisión etc. podemos extender la vida útil de nuestro automóvil pero siendo honestos…¿Cuándo fue la última vez que comprobaste el funcionamiento del radiador o el buen estado de la transmisión? Más allá de las ITV obligatorias ¿te preocupas de mantener tu automóvil en buen estado?


Sin embargo nada es para siempre, y tarde o temprano incluso los componentes mejor cuidados van a empezar a fallar. De hecho, si mantenemos nuestro coche durante mucho tiempo vamos a descubrir que tenemos que arreglar componentes que ni siquiera sabíamos que existían (la famosa junta de la trócola), aunque  la buena noticia es que si conocemos bien nuestro coche, podemos llegar a ser muy previsores a la hora de anticiparnos a una posible reparación.

Pero volvamos a la pregunta inicial ¿Es mejor reparar o comprar un vehículo nuevo? La mayoría de los expertos coinciden en señalar que cuando mantener un vehículo nos cuesta más que  lo que obtendríamos vendiéndolo y comprando un nuevo, ha llegado la hora de decir adiós a nuestro querido coche. Sobre todo porque con el paso del tiempo, reparar nuestro coche cada vez va a ser más caro (escasez de componentes originales, falta de mano de obra especializada, averías más serias) y aunque pueda parecernos que una coche nuevo es una inversión prohibitiva, si sumamos las “pequeñas” reparaciones que realizamos a lo largo del año a nuestro coche, nos podemos llevar más de una sorpresa.

Estamos seguros de que habrá quien argumente que incluso con todas esas reparaciones, mantener el vehículo antiguo seguirá siendo más barato que comprar uno nuevo. Sin embargo fallan al no calcular el coste de las posibles reparaciones futuras y también a no considerar algo que no tiene nada que ver con el dinero: nuestra seguridad.

Cuando hablamos de seguridad al volante, el factor “dinero” no debería estar en el discurso. Los coches son cada vez más seguros, especialmente por las nuevas tecnologías con las que se equipan. Por lo tanto, si aún estamos en la duda, creemos que no habría que pensarlo más. Si tu automóvil te ha prestado un servicio digno durante los últimos 15 años pero empieza a renquear, es hora de cambiar.

Categorías: Consumo, Destacados, Especiales, Noticias
Etiquetas: , , , , ,
  • JJ

    Todo depende mucho del coche nuevo al que se aspire. Me explico. Si se tiene un BMW Serie 5 que costó de nuevo 50.000€ y resulta que una reparación, con 8 años, cuesta 5000€, no me parece descabellado arreglarlo teniendo en cuenta que es un coche Premium y que su precio de compra, de algo equivalente 8 años más nuevo, costaría 10 veces más que reparar. Ahora, si en un coche de 10,000€ de nuevo, con 8 años, cuesta 5.000€ la reparación, está clara la decisión: comprar uno nuevo, un km0, gerencia o un seminuevo. No es sólo los años o el kilometraje, sino el tipo de avería, su coste y relación de dicho coste respecto al precio de nuevo de un vehículo nuevo equivalente, el estado general del vehículo, etc.

    En general, es rarísimo que una reparación cueste ni siquiera la mitad del valor de nuevo del vehículo, por tanto, creo que es cuestión de valorar cada caso en particular. Lo que jamás se puede alentar es el endeudamiento irresponsable (la inmensa mayoría de coches, por interés de las propias concesionarias y financieras de las marcas se venden financiados), hasta el punto de que, como consecuencia de la letra del coche nuevo más el resto de gastos (hipoteca, comida, vestido, suministros básicos de luz, agua, gas, seguros obligatorios, …) se conduzca al individuo a una situación de insolvencia tal que impida el correcto mantenimiento del coche nuevo (que también, recordemos, no será nuevo siempre y que, en un plazo de 1-2-3 años máximo necesitará de revisiones, mantenimiento, cambio de neumáticos, pastillas de freno, etc)…

    En ciertas ocasiones, si se puede pagar la avería, sale más a cuenta pagarla y estirar el coche 2-3 años más (hasta ahorrar o mejorar la situación económica del individuo o familia), que meterse alocadamente y de forma suicida (económicamente) en un coche nuevo que no se puede pagar de ninguna de las maneras.

    PD: Siempre queda la opción de un coche seminuevo, km 0 o un segunda mano más nuevo y con menos kilometraje a un precio contenido y que pueda interesar, pero eso no siempre se da en tiempo y forma y depende mucho de la suerte, de los contactos con gente del motor, etc…