myspace hits counter
Inicio | Destacados |Finanzas Personales

Cómo gestionar la economía doméstica… y no morir en el intento

| | 1 comentario

Elaborar un presupuesto y planificar la economía personal a largo plazo son las principales claves para no naufragar en esta tormenta que preocupa al 50% de los españoles según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) –en julio, el paro era la principal preocupación (81,3%) seguido de los problemas de índole económica–.

Desde Muy Ahorro, compartimos cinco estrategias para aplicar en nuestro día a día que nos permitirán salir airosos de la crisis. ¡Tomen nota!

1. Un presupuesto con una partida destinada a ahorrar. Sí, como suena. Si bien la primera máxima va a ser elaborar un presupuesto, saber cómo está nuestra economía y coger el control de la vida financiera mediante la elaboración de un plan, con partida de gastos e ingresos, igualmente cierto es que hemos de introducir una nueva variable: el ahorro. Sí, hemos de contemplar cada mes una cantidad que estipulemos aceptable y asequible para nuestro bolsillo que vamos a guardar automáticamente como si de una caja fuerte se tratara. Al cabo de los meses nos daremos cuenta de que ese monederito ha ido subiendo y tendremos ya fondos  para imprevistos o darnos algún capricho. Así lo recomienda el Plan de Educación Financiera creado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España, que aconseja guardar “al menos un 10% de los ingresos mensuales”, que se incorporarán dentro de los gastos fijos y obligatorios del presupuesto

2. Descartar lo superfluo y quedarnos con lo básico. Hay que evitar los gastos innecesarios y para ello conviene conocer en qué partidas se escapa el presupuesto del hogar. Según la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE), la mayor parte de los ingresos domésticos se dedican a vivienda, agua, gas y electricidad (30% del presupuesto). Le sigue el gasto en alimentos y bebidas no alcohólicas, con casi un 15%, y tanto en una como en otra partida se puede ahorrar. Un uso más eficiente de la energía o elegir el supermercado más barato nos ayudarán a mejorar nuestra economía.

3. Fondo de emergencia para imprevistos. Especialmente útil en momentos de crisis, ya que permite hacer frente a cualquier situación urgente “sin tener que pedir un préstamo o endeudarnos peligrosamente con tarjetas de crédito”, asegura el Plan de Educación Financiera de la CNMV y el Banco de España. Lo más importante de este fondo es poder disponer de él en cualquier momento y también hemos de aprovechar para sacar cierta rentabilidad a estos ahorros, con imposiciones a plazo fijo. ¡Eso sí! Se deben evitar productos de elevado riesgo o que penalicen recuperarlo antes de su vencimiento.

4. Vivir el hoy con un pie en el futuro. Es decir, se debe vivir el día a día pero también prever el futuro, por posibles contingencias que puedan aparecer. Este punto va muy ligado al anterior. Hay que tener unos ahorros o dinero extra por si surgiera algún imprevisto. Igualmente, pensando en el mañana, será muy rentable apostar por los depósitos a corto, medio o largo plazo, según nuestras posibilidades.

5. La seguridad y disponibilidad no está reñida con la rentabilidad. Los bancos están lanzando numerosos depósitos y productos financieros para imposiciones a plazo fijo que nos dejarán unos ingresos extra. Sin embargo, hay que ser conscientes de a qué nos obliga tal o cual producto: tiempo de permanencia, penalizaciones en caso de cancelación anticipada, etc. Lo bueno que tiene la situación actual es que la gran competencia existente entre las entidades financieras deja a los usuarios un amplio abanico donde elegir que nos va a demostrar que la seguridad no está reñida con la rentabilidad. Así, a la hora de decidir en qué producto invertimos los ahorros en medio de esta tormenta financiera, los expertos aconsejan andarse con pies de plomo. La opción más conservadora y sólida es decantarse por los depósitos. Estos suelen ofrecer una alta disponibilidad y la seguridad de estar respaldados por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta 100.000 euros por depositante y entidad en caso de insolvencia de la entidad depositaria.

Para los más atrevidos está la inversión en Bolsa. A día de hoy, el valor más seguro son las blue chips, empresas que más y mejor acceso al crédito tienen en estos momentos y las que más elevados dividendos reparten. Otra alternativa es invertir en activos de riesgo con perspectiva de futuro. Sea cual sea el tipo de producto elegido, es muy importante conocer al detalle el producto, tener en cuenta su fiscalidad, considerar la inflación, desconfiar de los chollos y, sobre todo, asesorarse.

Categorías: Destacados, Finanzas Personales
Etiquetas: , , , , , ,
  • Interesante artículo en el que se indica las claves para una buena economía familiar. Se podría decir que basta con un poco de sentido común para suministrar el dinero que entra en nuestras casas. Es importante apartar siempre una pequeña parte del dinero para ahorrar porque nunca se sabe cuando un imprevisto puede surgir.