myspace hits counter
Inicio | Destacados |Energía

Decir adiós al calor sin aumentar la factura de la luz

| | 1 comentario

El verano va decayendo pero las altas temperaturas parecen no querer despedirse aún. Los últimos días la Península está registrando cotas muy altas de calor y los aparatos de aire acondicionado están funcionando a pleno rendimiento.

Si no queremos llevarnos un susto con la última factura de electricidad de este verano, estaría bien tomar nota de una serie de consejos, sencillos y útiles, que nos ayudarán a librarnos del sopor de los últimas jornadas del verano sin dejarnos la cuenta bancaria en ello. ¡En la eficiencia energética está la clave!

  1. Vestir de forma adecuada. Se debe utilizar ropa fresca y ligera para estar cómodos, ya sea en casa o en el trabajo, y evitar así el uso del aire acondicionado… o al menos no necesitar bajar en exceso al temperatura para poder sobrevivir. Además, es aconsejable tener a mano agua fresca o refrescos para no deshidratarnos, así como evitar comidas muy copiosas. En esta época del año es recomendable ensaladas, frutas, verduras, etc.
  2. Cerrar la entrada al calor. Por obvio que parezca este es uno de los errores en los que más incurrimos. Si dejamos las ventanas abiertas o alguna que otra rendija a su libertad, entrará inexorablemente la temperatura exterior. Además, es conveniente echar las persianas, cortinas, toldos o estores para amortiguar la fuerza del sol, sobre todo por las tardes.
  3. Hacer circular el aire. Los ventiladores pueden ser nuestros aliados y llegan a conseguir que se sientan hasta cuatro grados menos gracias al movimiento del aire. Se pueden utilizar de techo, de ventana, de suelo o una combinación de estos. Cuando vayas a comprarlos te debes fijar en aquellos más eficientes. No todos los modelos son iguales. Por otro lado, aparatos eléctricos a un lado, aprovecha la posibilidad de formar corrientes de aire abriendo ventanas y puertas. Esto permitirá que fluya más la corriente y nos alivie el sofocón.
  4. Apagar las luces y los aparatos eléctricos. Las bombillas además de luz emiten calor. Pero no todas por igual: una bombilla incandescente puede emitir hasta un 75% más de calor que un modelo eficiente. Por ello, si se necesita iluminación, es mejor utilizar bombillas de bajo consumo. Otra fuente de calor son los aparatos eléctricos y electrónicos. Es recomendable que se dejen apagados, nunca en modo stand by.
  5. Tener un buen aislamiento. Este mantiene la temperatura del interior y evita la del exterior. Este punto debe tenerse en cuenta cuando te decidas a ejecutar reformas en casa. Aprovecha la ocasión para mejorar el aislamiento de ventanas o techo, que es por donde más incide el calor.
  6. Usar un aire acondicionado eficiente. Si no queda más remedio que recurrir al aire acondicionado, al menos utilizar los modelos de mayor eficiencia energética y de tamaño acorde a las necesidades de la estancia. Por otro lado, nunca olvides que se debe limpiar el filtro del aire y hacer un chequeo anual para que no pierda su capacidad y derroche energía.
Categorías: Destacados, Energía
Etiquetas: , , , , , , ,