myspace hits counter
Inicio | Destacados |Especiales |Noticias

8 preguntas que te pueden ayudar a ahorrar

| | 0 comentarios

Todos sabemos que normalmente compramos muchas más cosas de las que realmente necesitamos. Por lo tanto, el mejor ahorro pasa en la mayoría de las ocasiones por no comprar. Ahora bien, una cosa es decirlo y una muy distinto es hacerlo porque no siempre es fácil acallar esa voz interior que dice “Lo quiero, lo necesito, no puedo vivir sin X”.

Precisamente, para ayudarnos en este proceso de distinguir entre lo que realmente necesitamos, de lo que simplemente nos va a hacer gastar el dinero que no tenemos, “Get Rich Slowly” nos propone las siguientes ocho preguntas.

Pregunta 1: ¿Es una buena decisión?

Antes de sacar dinero del cajero automático, antes de coger la tarjeta de crédito, antes de salir de casa, párate un minuto y piensa: ¿Es una compra necesaria? ¿Estás tomando una buena, o una mala decisión? Normalmente los profesionales del marketing son expertos en crear necesidades que no sabías que tenías así que pregúntatelo una vez más…¿Lo necesitas?

Pregunta 2: ¿Tienes hambre?

Salir de compras con el estómago vacío siempre es una mala decisión. Tener hambre afecta a nuestra capacidad de decisión y, especialmente si vamos a comprar comida, puede llevarnos a comprar mucho más de lo que teníamos pensado. También es responsable de que en el caso de la comida, compremos alimentos que normalmente no compraríamos, con exceso de grasas saturadas o azúcares. Así que si tenemos que comprar, mejor con el estómago lleno.

Pregunta 3: ¿No hay nada mejor que puedas comprar?

Hay muchas cosas que podemos comprar con nuestro dinero. Algunas las necesitamos, otras no. Algunas nos llenan, otras son un capricho. Alguna nos ayudan a cumplir con un objetivo personal, otras simplemente nos entretienen durante unos días. ¿En qué categoría se encuentra lo que tenemos pensado comprar? ¿Podemos invertir esa cantidad de dinero en algo mejor?

Pregunta 4: ¿Merece la pena el esfuerzo?

Cada vez que compres algo, piensa si ha merecido la pena el esfuerzo. Cuesta mucho ganar dinero, pero aparentemente, cuesta muy poco gastarlo. Así que antes de hacer una compra importante piensa: ¿Cuánto tiempo has tenido que trabajar para reunir esa cantidad de dinero? ¿Cuántas horas? ¿Cuántos meses?

Pregunta 5: ¿Qué vas a ganar?

Cuando se trata de una compra importante, debes preguntarte qué vas a ganar o qué va ganar tu familia con esa compra. ¿Cuáles son las consecuencias a largo plazo? ¿Va a mejorar la salud, el bienestar y en definitiva la felicidad de tu familia? ¿Te va a permitir tener más tiempo libre y ganar en calidad de vida? Si no puedes responder de forma positiva a estas preguntas, quizás sería buena idea pensar mejor si merece la pena esa compra.

Pregunta 6: ¿Qué vas a perder?

Cuando compras un bien o adquieres un servicio, normalmente siempre ganas y pierdes algo. Si tienes suerte, lo único que acabas por “perder” es dinero y el tiempo que has invertido en ahorrar el dinero necesario para adquirir ese bien. Pero a veces, puedes perder algo más. Puedes perder tiempo para pasar con tu familia, o puedes perder tiempo para invertirlo en otros proyectos más satisfactorios.

Pregunta 7: ¿Es la mejor oferta?

Antes de realizar una compra por impulso (sobre todo si es de cierto valor), deberíamos preguntarnos si no podemos encontrar el mismo bien o el mismo servicio a un precio mejor. Una simple búsqueda en Internet puede ayudarnos y cada día proliferan comparadores para todo tipo de productos. Suena como una recomendación obvia, pero resulta sorprendente el poco tiempo que muchas personas invierten en encontrar el mejor precio para lo que necesitan.

Pregunta 8: ¿Dispones de efectivo para esa compra?

Muchas veces comprar a crédito no tiene sentido. Acabamos endeudándonos por concedernos pequeños/grandes lujos que en realidad no nos podemos permitir. Lo cual, bien visto, casi nunca acaba por hacernos realmente felices, sino que se trata más bien de consumismo puro.

 

Categorías: Destacados, Especiales, Noticias
Etiquetas: