myspace hits counter
Inicio | Destacados |Especiales |Finanzas |Finanzas Personales |Noticias

Cuatro riesgos que asumimos al invertir nuestros ahorros

| | 2 comentarios

¿Qué deberíamos hacer con nuestros ahorros? ¿Debemos invertir? Y si lo hacemos…¿Qué tenemos que tener en cuenta? Aunque probablemente este no sea el mejor momento para realizar demasiados movimientos arriesgados, en MuyAhorro nos ha gustado una guía desde la que Consumerismcommentary nos informan sobre los principales riesgos que implica cualquier inversión. Es un documento para los que están empezando o los que tienen pocos conocimientos sobre el tema, pero creemos que merece la pena echarle un vistazo.

Riesgo de mercado

El riesgo de mercado nos ofrece la imagen global de nuestra inversión. Si hemos invertido en Bolsa, o en fondos, tenemos que aceptar que las variables macro económicas de nuestro mercado local, o incluso mundiales, van a influir en la fluctuación de nuestra inversión.

Una gran depresión, una crisis global (como la que estamos viviendo) pueden afectar directamente a nuestra inversión, independientemente de que la calidad de la misma no haya variado. Además tenemos que considerar que también en este campo existen tendencias o modas que podemos o no seguir.

Durante décadas se pensaba que apostar por activos inmobiliarios era un valor seguro, lo cual creó y elevó hasta el límite de lo imposible la burbuja inmobiliaria, explotando cuando “los mercados” dejaron de confiar en el valor real de esas inversiones.

Riesgo de quiebra

El riesgo de quiebra o default debe ser tenido en cuenta especialmente cuando invertimos en una única empresa, ya sea en acciones o bonos. De forma similar, podemos invertir comprando deuda de un país, ciudad, comunidad autónoma, etc. En todos estos casos la idea es obtener una rentabilidad mayor de la que podría proporcionarnos una entidad financiera.

El riesgo ímplicito de este tipo de inversión (hoy más que nunca) es el default, o lo que es lo mismo, que la empresa o entidad pública por la que hemos apostado acabe por quebrar. En ese caso, las posibilidades de que perdamos todo lo invertido son altas.

Lo que quizás no todo el mundo sabe es que también los fondos de pensiones, tradicionalmente considerados como los más seguros, pueden verse afectados por un default, si bien es cierto que muchos gobiernos ofrecen cobertura a las empresas que comercializan este tipo de productos.

Inflación

La teoría clásica afirma que una inflación del 3% o 4% sostenida en el tiempo, permite a los inversores realizar un cálculo bastante aproximado de lo que pueden llegar a ganar al apostar por un producto financiero.

El cálculo es sencillo. Si asumimos que la inflación el del 3% y nuestra inversión nos produce un rendimiento del 1%, el ROI real el del 2%.  Existe la posibilidad sin embargo que en un periodo temporal determinado se dispare la inflación (lo que se conoce como hiperinflación) con lo cual el coste de la vida acaba por ser muy superior a la rentabilidad de lo que hemos apostado.

Riesgo de defunción

En función del tipo de inversión por la que queramos apostar, existen ciertos productos (pensiones, seguros, contratos, inversiones a largo plazo) en los que el factor vital o la propia posible defunción del interesado sea uno de los riesgos que haya que considerar.

Un buen ejemplo son algunos fondos de pensión, que podemos recuperar en condiciones ventajosas si renunciamos a cobrarlos de golpe para optar en cambio, por un pago mensual o anual. En este caso deberemos considerar en primer lugar nuestras condiciones de salud, pues cabe la posibilidad de que “nos vayamos al otro barrio” sin haber disfrutado más que una pequeña parte de lo que nos correspondía.

No obstante esto también puede jugar a nuestro favor. Si tenemos una salud de hierro y vivimos más de lo que se espera de nosotros, podemos disfrutar de más beneficios de los que estiman los clásicos fondos “para toda la vida”.

Categorías: Destacados, Especiales, Finanzas, Finanzas Personales, Noticias
Etiquetas: , , , , , ,